Papá, mi héroe financiero

Los padres quieren lucir siempre como héroes indiscutibles ante sus hijos. Sin embargo, es una tarea para la que nadie los prepara y menos aún cuando de manejo de dinero se refiere.

Vemos aquí, a través de una vivencia personal, qué puedes considerar si quieres transformarte en el héroe financiero de tus hijos.

La vivencia

Atesoro los recuerdos de mi niñez con mi padre, quién era para mi la persona más especial, mi primer héroe. Siempre tenía una buena respuesta (aunque no me gustara), siempre protector, cariñoso, valiente, previsivo, independiente, honesto, capaz de superar las pruebas más difíciles.

Nunca olvidaré sus enseñanzas, que después de muchos años de su partida, viven en mi cada día. Sigo recordando a mi padre a través de los ojos de ese niño que fui como: mi primer héroe.

Pero pensar en mi padre como mi héroe desde el punto de vista financiero no ocurrió sino mucho después, cuando analicé en retrospectiva, cómo incluso en sus momentos más vulnerables, fue capaz de protegernos y dejar un próspero legado.

Y ¿qué me hizo llegar a esta conclusión? Acá comparto algunas de las razones por la que mi padre fue mi héroe financiero:

Previsión:

Gracias a las reuniones familiares que cada año mi padre sostuvo con nosotros, en las que compartía la situación económica de nuestro hogar, pudimos saber qué hacer, a quién recurrir y dónde ubicar documentos o recursos para prevenir que situaciones de emergencia generarán mayor estrés del necesario.

Estas reuniones previnieron que por desconocimiento, se perjudicara el patrimonio familiar, se incurriera en gastos innecesarios o se tomaras decisiones apresuradas con consecuencias negativas.  

Independencia:

Uno de los regalos más importantes que nos dio mi padre fue su independencia financiera durante toda su vida y especialmente en su retiro.

He visto como los hijos deben sacrificar su propia estabilidad económica o incluso empobrecerse para cubrir las necesidades de sus padres. Lamentablemente la responsabilidad de cuidar a padres y suegros es hoy uno de los problemas financieros más importantes y comunes que a esta generación le  ha tocado vivir .

Sin duda alguna la independencia financiera durante todas las etapas de tu vida puede ser el mejor regalo que puedes darle a tus hijos además de ser un excelente ejemplo para ellos mismos en el futuro.

Protección:

¿Cuántas historias de familias arruinadas y recaudación de fondos para pagar deudas médicas se han multiplicado hoy en día como resultado de una pobre planificación de seguros de salud y vida?

Aún en sus momentos de mayor vulnerabilidad al atravesar el cáncer, mi padre fue capaz, gracias a su coberturas de salud y vida, de cubrir con todas sus obligaciones, gastos médicos y después de su partida, cubrir las necesidades de mi madre por un tiempo prolongado.

Más allá del dolor natural de esa situación, nos permitió vivir el duelo sin preocupaciones de dinero ni tensiones económicas.

Humildad:

Otra de las lecciones que mi padre me dejó y por la que lo veo como un héroe financiero es la capacidad de reconocer que habrá momentos difíciles donde tendremos que prescindir de ciertas comodidades o hacer sacrificios para cuidar el bienestar familiar presente y futuro.

Tener la humildad de disminuir tu estilo de vida “arroparse hasta donde te llegue la cobija” sin importar lo que piensen o digan los demás fue una enseñanza fundamental.

Aunque me costó entenderla en su momento, hoy me ha permitido sobrellevar mucho mejor y con más tranquilidad situaciones económicas críticas.

Hacer ajustes hacia abajo como consecuencia de complicaciones financieras es una de las pruebas que muchos padres no superan y que terminan a la larga obligando a hacer los ajustes forzosamente. 

Responsabilidad:

Mi padre tuvo siempre muy buena reputación con los bancos, entidades financieras, trabajos y socios de negocios.

Era cuidadoso y se aseguraba, antes de comprometerse de tener la capacidad de enfrentar los pagos futuros. Eso le ayudó a alcanzar muchas de las metas que se propuso durante su vida.

Tener un buen historial crediticio es uno de los activos más importantes cuando hablamos de finanzas. Puede abrirnos las puertas a posibilidades de mejorar nuestra calidad de vida. Así mismo, tener una mala reputación puede ser un gran obstáculo para lograr tus objetivos.

Planificar anticipadamente estos aspectos y enseñarlos con tu ejemplo procurará para ti y los tuyos mucha tranquilidad y como padre, te hará lucir sin duda como el héroe financiero de tus hijos.


Artículo escrito por Rafael Alvarez @rafinanzas para la revista estampas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Enquire now

Give us a call or fill in the form below and we will contact you. We endeavor to answer all inquiries within 24 hours on business days.