Las 4 leyes del cambio de comportamiento aplicadas a las finanzas

El libro sobre el comportamiento humano Hábitos Atómicos de James Clear, es una lectura sencilla y enriquecedora, repleta de ejemplos e historias que la hacen también muy entretenida.

Se centra en la metodología para formar hábitos, entendiendo la importancia de estas rutinas diarias, que muchas veces hacemos de forma automática, y que repetidas sistemáticamente pueden mejorar nuestra vida. “La calidad de nuestra vida depende de la calidad de nuestros hábitos”. 

El libro ofrece una metodología muy práctica para crear hábitos, a través de la aplicación de unos principios que el autor llama las 4 leyes del cambio de comportamiento.  

  • 1era Ley: Hazlo obvio
  • 2da Ley: Hazlo atractivo
  • 3era Ley: Hazlo fácil
  • 4ta Ley: Hazlo satisfactorio. 

Sus aplicaciones son ilimitadas. Las 4 leyes se refieren a los principios que sustentan todo el comportamiento humano y cuando las aplicas para que trabajen a tu favor, hacen que aumenten las probabilidades de que se instale el nuevo hábito que deseas.

Voy a mostrar cómo crear un hábito tremendamente poderoso en las finanzas personales, implementando los principios expuestos en Hábitos Atómicos:

Hábito a formar: Registro de gastos

1. Hazlo obvio:

La primera ley del cambio de comportamiento sostiene que la pista más obvia es a menudo la que capta su atención. Y la señal que llama tu atención es la que puede iniciar un hábito. Para operar este principio necesitamos hacer que la tarea de registrar gastos esté presente, que no se trate de algo que tienes que recordar. Puedes crear una alarma 2 veces al día, para recordarte que debes registrar los gastos. Coloca una en el celular y otra en tu calendario.

2. Hazlo atractivo:

Mientras más atractiva sea una actividad, más posibilidades tendrás de que se convierta en una rutina, un aspecto fundamental para la formación de hábitos. Una de las estrategias que el autor sugiere para la implementación de la segunda ley es unirte a una cultura donde el comportamiento deseado sea un comportamiento normal. Para esto puedes rodearte de información útil, puedes buscar cuentas en social media que hablen sobre finanzas, presupuesto, consumo inteligente y activar las notificaciones, de manera que cada vez que posteen es un especie de recordatorio de revisar tus finanzas. Acá te recomendamos algunas de Instagram @youneedabudget, @inspiredbudget y claro está @espacioconvalor 

3. Hazlo fácil:

Este paso es crucial en la creación de hábitos, ya que se basa en la acción como tal. El hábito nunca va a desarrollarse hasta que empieces a hacerlo y es cierto que el comportamiento con más probabilidad de ocurrir es aquel que se puede realizar con facilidad. Para este principio el autor plantea varias estrategias de las cuales voy a apoyarme específicamente en 2 para el hábito que queremos formar: la automatización de la actividad y reducir la fricción.

Automatizar hábitos significa usar la tecnología a tu favor, que trabaje para ti. Registrar los gastos a través de una aplicación que puedes tener disponible en tu celular te ayudaría a reducir los siguientes pasos: puedes anotar el gasto al momento, por lo que no tendrías que guardar los recibos, ni dedicar unos minutos al día a hacer cálculos manuales. La aplicación podría también hacer la conciliación mensual, lo que también facilita la gestión presupuestaria. 

Por su parte, reducir la fricción significa llevar al mínimo el número de pasos que se requiere para ejecutar la tarea. Pensemos en el registro de gastos y las tareas involucradas: una libreta donde anotarlos, llevar un control manual. Guardar los recibos o facturas de los pagos, dedicar unos minutos al día a hacer los cálculos, recordar los lugares y las compras que hiciste  (en el mejor de los casos si lo haces diariamente, si lo haces una vez al mes te tomaría más tiempo y existe una alta probabilidad que se te escape alguno). Hazte la siguiente pregunta ¿cómo puedes reducir o simplificar cada uno de estos pasos?.

4. Hazlo satisfactorio:

Crear una experiencia satisfactoria requiere que haya cierto balance entre la segunda ley y la recompensa o cuarta ley, ya que el nivel satisfacción percibido es directamente proporcional al nivel de expectativa y deseo, que tu propósito original crea. Una forma de emplear la cuarta ley es obsequiarte pequeñas recompensas, como pequeñas victorias, a través de la experiencia. Es posible que después de un mes de registrar tus gastos aún no estés listo para financiar el viaje de tus sueños, pero organizar tus finanzas lo acerca, lo hace posible. Al comenzar establece una pequeña recompensa si logras hacer el registro un mes completo, un mini premio que reconozca tu esfuerzo y te mantenga motivado.

La idea fundamental detrás de los “hábitos atómicos” es que son pequeñas acciones, que hacemos todos los días de manera sostenida y que en el tiempo generan cambios trascendentales. “Tus hábitos actúan de forma acumulativa a tu favor o en tu contra”. 

Una reflexión final que quiero compartirles y que para mí es una de las grandes enseñanzas de este libro, es que trabajar en tus hábitos no solo tiene que ver con un cambio en tu conducta, sino en última instancia se trata de un cambio de identidad. Es distinto decir “soy una persona que hace esto…” a “soy una persona que es esto…”. Todas las mejoras en tu vida son momentáneas hasta que las vuelves parte de lo que eres.

En el ejemplo que trabajamos no se trata solo de crear la rutina de registrar tus gastos, sino de convertirte en una persona financieramente saludable, que está en control de su vida y que es capaz de superar crisis individuales y del entorno. Al final eso es lo que queremos para ti y la razón por la cual creemos en la educación financiera.


📸 de Thought Catalog en Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Enquire now

Give us a call or fill in the form below and we will contact you. We endeavor to answer all inquiries within 24 hours on business days.