Una de las razones por la que fallan los presupuestos es porque están incompletos. Por lo general nos concentramos solo en nuestros gastos mensuales, es fácil pensar en los gastos de comida, alquileres, condominios, servicios, etc. Pero existe otra categoría de gastos, que con seguridad sucederán, pero que olvidamos y cuando llega el momento “nos toman por sorpresa”. 

Estos son los gastos que nos generan más ansiedad, y nuestra experiencia suelen ser la razón por la que la mayoría abandona los presupuestos o simplemente nos los comienza.

Nuestros gastos no son lineales, y si somos disciplinados haciendo un registro de gastos notaremos que cada mes es diferente, a pesar que nuestras categorías de gastos sean las mismas. Nuestros presupuestos tampoco deben ser rígidos o lineales.

¿Cuáles son estos gastos? Típicamente encontramos cuotas de seguros, viajes cortos (navidad o feriados), inscripciones de colegios, impuestos, mantenimientos de vehículos, chequeos médicos preventivos, entre otros.

La solución: anticiparnos a esos gastos menos frecuentes pero importantes, haciendo apartados mensuales para cubrirlos cuando se presente el momento.

Por ejemplo: si las cuotas del seguro son anuales, divide los pagos en cuotas mensuales y aunque aún no te toque hacer el aporte, haz el apartado (en moneda dura para protegerte de la devaluación). Si sabes que se aproximan las festividades, empieza hacer apartados para regalos y comidas, aunque aún no tengas un plan preciso, sabes que es un mes donde se gasta más y es mejor que cuentes con un apartado antes de recurrir a tu fondo de emergencia.

Personalmente esto es algo que aplicamos en nuestro presupuesto familiar. Al principio fue incómodo y complicado, ya que significa presupuestar un gasto más que no tenías presente y eso implica hacer ajustes en otras categorías. Sin embargo, con el paso de los meses te vas ajustando y se hace mucho más fácil. La sensación de tranquilidad y bienestar que proporciona saber que tienes todas tus necesidades cubiertas lo vale.

Presupuestar no es difícil, solo requiere autoconocimiento, honestidad y compromiso para funcionar. No te desanimes, en Espacio con Valor estamos para ayudarte en el proceso.


Artículo escrito por Paula Vargas para la Revista Estampas el 24/08/2020 leer aqui

Post a comment