Un Fondo de Emergencia es una herramienta que nos permite cubrir nuestras necesidades financieras básicas ante un evento inesperado.

Al igual que los Seguros y los Fondos de Ahorro, el Fondo de Emergencia nos proporciona tranquilidad ante situaciones como pérdida de empleo, accidente, falta prematura de un familiar, o una enfermedad. Básicamente cualquier imprevisto que pueda ocurrir.

¿Por qué es importante tener un Fondo de Emergencia?

El Fondo de Emergencia nos protege de tomar decisiones financieras ineficientes en situaciones inesperadas, como endeudarnos por encima de nuestra capacidad, liquidar un activo, disponer de nuestras inversiones.

¿Cuáles son las características de un Fondo de Emergencia?

Antes de empezar es necesario determinar cuáles son los gastos mensuales esenciales.

Monto: Para esto es fundamental la práctica de llevar registros de nuestros gastos. Si aún no lo haces te invito a revisar este artículo que te enseñara como hacerlo de forma fácil y eficiente. Cuando conozca la distribución de tus gastos puedes priorizar para determinar cuáles son esenciales y cuales puedes omitir, tu fondo de emergencia debe cubrir la totalidad de tus gastos esenciales.

Horizonte Temporal: Una vez que hemos determinado el monto, vamos a establecer el tiempo que debe mantenernos el fondo de emergencia. Puede ir de 3 meses a 1 año, esto dependerá de algunos factores. Primero tu capacidad de ahorro, si eres empleados fijo o dependiente (lo que determina la totalidad de tu ingreso), o si eres el principal generador de ingreso de la familia.

Disponibilidad: El Fondo debe reposar en un instrumento “a la vista” es decir que te permita liquidez y flexibilidad.

Moneda: Debido al entorno inflacionario y la inestabilidad de nuestra moneda lo ideal es mantener este fondo de emergencia en moneda dura. Si no puedes, selecciona una herramienta que genere intereses, ten en cuenta que la tasa que te ofrezca el instrumento debe igualar o superar la inflación para que el Fondo no pierda valor.