Hoy vamos a hablar sobre el éxito. Un tema bastante particular, que tiene múltiples dimensiones y que, desde nuestro punto de vista, tiene una escala de medición bastante personal.

Cuando hablamos del éxito en el ámbito de las finanzas personales, entran en juego un grupo de paradigmas que bien pueden ser heredados de familiares -mis padres lo hicieron así-, sociales -todo el mundo lo hace-, culturales -en país las cosas funcionan de tal manera-. El hecho es que estos paradigmas se establecen como nuestros objetivos de vida, el “deber ser” en el mundo de las finanzas.

En mi caso particular uno de los paradigmas más determinantes con los que tuve que luchar en mis primeros años de vida profesional fue: Consigue un trabajo en una compañía grade, donde puedas hacer carrera, que te ofrezca estabilidad y una jubilación.

Un paradigma heredado obviamente de mis padres, ambos hicieron carrera por más de 35 años en la misma compañía. Para ellos esto era alcanzar del éxito.

¿Estaban equivocados mis padres? No. En el contexto y el momento histórico en el que ellos se educaron y crecieron profesionalmente era un excelente plan. Ahora a mi me tocó evaluar y decidir si esta alternativa me convenía, y peor aún, si era viable. La respuesta no llegó rápido y sin dificultades. Me tocó reinventarme, cambiar mi estructura de pensamiento y enfrentarme a un mundo desconocido. No fue fácil pero si posible, y el balance final muy satisfactorio.

El Éxito es algo sumamente personal, los invito primero a definir qué es para cada uno de ustedes y en base a eso establecer sus metas. Lo más complicado de este ejercicio es poner de lado las aspiraciones que no son propias, esto requiere de mucho conocimiento personal, paciencia y sobretodo valentía. Les aseguro que estarán más tranquilos, serán más felices y capaces de disfrutar cada paso del camino que les tocará recorrer.

A través de los talleres y otras actividades que realizamos, he percibido mucha frustración por parte de los jóvenes profesionales: se sienten estancados, atrapados y desesperanzados, como que nunca van a cumplir sus metas. Soy totalmente consiente de la compleja situación que atravesamos, sin embargo, esta en nosotros como superarla, y sobre todo en no sentarnos a esperar “que pase algo” o a “que cambie algo”, la responsabilidad de nuestro éxito es propia, nunca delegues ese control al entorno o las circunstancias.

Antes de despedirme, quiero compartir con ustedes un fragmento del libro “Finanzas personales en tiempos de revolución” de Félix González, donde precisamente se habla sobre el perfil de las personas exitosas en las finanzas personales. Lo que más me gusta del escrito es que derrumba varios paradigmas que hoy nos atormentan, invitándonos a buscar nuevos objetivos acorde a nuestra realidad económica y social.

El perfil de las personas exitosas en las finanzas personales:

  1. Están convencidas de que pueden tener el estilo de vida que sueñan
  2. Independientemente de su formación académica, se educan y actualizan en materia financiera
  3. Generan ingresos por muchas vías, no dependen solo de salario y honorarios profesionales
  4. Llegan al retiro sin ver mermado su estilo de vida
  5. Para ellos las inversiones son un tema de largo plazo, rara vez esperan resultados a corto plazo
  6. Siempre tienen un capital destinado para invertir, rara vez dejan pasar oportunidades de negocio
  7. Trabajan, capitalizan y construyen una fuerte columna de activos productivos.
  8. Gastas sus ingresos en el siguiente orden:
    • Inversión
    • Deudas – Gastos Fijos
    • Gustos
  9. Son ambiciosos pero no codiciosos
  10. Aumentan sus ingresos y mantienen sus gastos constates

Post a comment