Definitivamente el 2011 fue el año de las redes sociales. Momento de acabar con mitos y empezar a demostrar lo que realmente se puede alcanzar en estos entornos. Si bien cierto que falta un buen trecho por recorrer, creo que presenciamos varios acontecimientos que  exponen el poder y el potencial de las redes sociales.

En mi opinión uno de los sectores que le ha podido sacar provecho a estas plataformas son los pequeños negocios, entiéndase Pymes, microempresas y nacientes iniciativas empresariales. Las redes sociales ofrecen una oportunidad de comunicación a un público que puede traducirse en una base interesante de consumidores fieles a la marca, en relativamente poco tiempo y a bajo costo.

Sin embargo, muchas de estas empresas mantienen sus reservas sobre si usar estos medios o no. Entre las principales barreras a la entrada que se identifican están: no creer que existan beneficios económicos de entrar, que sus productos o servicios no son adecuados para ese entorno y un porcentaje, nada despreciable, no saben cómo empezar. Todas estas razones pueden tener su validez, pero considero que su origen está más en el miedo y el desconocimiento que en argumentos de negocio. No creo que existan productos o servicios no adecuados para las redes sociales (aunque sí es cierto que hay algunos que se adoptan más rápido que otros), sólo hay que usar más la creatividad y ponerse a la tarea de conocer realmente a nuestros clientes, qué les interesa y que les mueve. Como ven, hay un cambio importante en el estilo de comunicación que acostumbramos a realizar, ya el centro no es la marca, es el cliente y como la marca atiende sus necesidades.

He resumido lo que considero son los aprendizajes más relevante de las pequeñas marcas en este revolucionado 2011 específicamente en Twitter:

Sé sincero y genuino, el público no está esperando que le digas lo bueno que eres sino que lo demuestres. Genera y comparte contenido propio que pueda ser de valor para estos consumidores.
Conéctate con tus stakeholders: sigue a gente y marcas reconocidas de tu sector. Haz RT al contenido que consideres de interés para tu naciente base de followers.
Interactúa con tu comunidad: agradece los RT, responde y aclara dudas, haz preguntas.
Incrementa tu efectividad aprovechando herramientas gratuitas que están disponibles, van desde servicios para programar tweets a instrumentos de análisis.
Dedícate a conocer a tus followers, identifica a los posibles influenciadores

¿Qué otros aprendizajes incluirías? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

¡Compártela con nosotros!