Durante todo este tiempo trabajando en el área de las finanzas personales, creo que no hay un producto más menospreciado que el seguro de vida. Por lo general todos sabemos que es importante hacer un apartado para atender eventos inesperados, pero pocos pensamos qué pasará con nuestros seres queridos si faltamos prematuramente. 

Hay muchos mitos, y en general bastante rechazo a este tipo de productos. Sinceramente no entiendo por qué, a mi me parecen una solución ideal. Probablemente por mi historia familiar: mi papá falleció en un accidente de tránsito cuando yo tenía 14 años, y ese experiencia me hizo darme cuenta no solo de lo frágil que puede ser tu realidad sino de la cantidad de problemas que se derivan de esa situación, que es mucho más común de lo que imaginamos.

Ahora, no creo que sea necesario pasar por una experiencia traumática para entender la importancia de un seguro de vida, solo hace falta  un poco de educación financiera.

Nuestra invitación a través de este artículo no es que salgan corriendo a comprar un seguro de vida (aunque si, deberían ya que nadie sabe cuándo lo va a necesitar), es que al menos estén más dispuesto a analizarlo y a considerarlo como lo que es, una herramienta indispensable de nuestras finanzas personales.

Hemos hecho una selección de los mitos más comunes que escuchamos sobre el seguro de vida, a ver con cuantos se sienten identificados:  

“Yo soy joven y saludable y no creo que me vaya a pasar nada malo”. 

No hay una edad definida para contratar un seguro de vida. Financieramente, mientras más jóven lo hagas es mejor, ya que las primas y los costos asociados serán menores. Con respecto a los argumentos “soy saludable” ó “no creo que pase nada malo”, no voy a opinar nada
😐 😐

Los seguros de vida son muy costosos:

Los factores que comúnmente impactan en el costo del seguro de vida son: edad, estilo de vida, salud, riesgos laborales. En el mercado existen actualmente múltiples combinaciones de cobertura y beneficios adicionales que te sorprenderían, a costos realmente razonables cuando comparas el beneficio sobre la inversión total. Por ejemplo existen opciones que te devuelven el dinero que inviertes en ellos si nunca llega a usarse en el plazo de tiempo para el que lo contrates.

Los seguros de vida son para personas con mucho dinero:

Esta afirmación es prácticamente contradictoria a la razón de ser de un seguro de vida. No importante si tienes mucho o poco, si faltas prematuramente tu familia requerirá los recursos para atender sus necesidades diarias, al igual que otros imprevistos que puedan presentarse producto de tu ausencia (entiéndase gastos sucesorales, deudas, compromisos, entre otros). Al igual que el seguro de salud, el seguro de vida es una acto de responsabilidad frente a tus seres queridos.

No califico para un seguro de vida por problemas de salud

Este no es 100% cierto. Si bien existen patologías que afectan la condición de asegurabilidad, también existen productos especializados, combinaciones de beneficios o simplemente recargos adicionales (conocidas como extra primas) que se aplicarían para que igual puedas contratar la solución. Solo es necesario que te eduques y consultes a un especialista que pueda orientarte al respecto.

La empresas de seguro nunca pierden (o nunca pagan)

Este es otro clásico “las empresas siempre se salen con la suya” y que es demasiado complicado “ganarles”.

Las recomendaciones para romper con este mito son:

  1. Revisar las condiciones o “letras pequeñas” de los contratos antes de iniciar. Entienda los beneficios y las excepciones. También valide las credenciales de la empresa que lo ofrece.
  2. En caso de tomarlo sea totalmente sincero, no oculte información y revise bien la solicitud antes y después de recibir el contrato.
  3. Revise cuáles son los requisitos que solicita la empresa para pagar el seguro, estos suelen indicarse en los contratos, no obstante, de no estar allí pídalos a su asesor.
  4. Cuídese. Conozca y evite riesgos innecesarios no cubiertos por la póliza.
  5. Procure que su asesor no esté experimentando con usted, preferiblemente consiga a un asesor comprometido a tiempo completo a esta actividad.

¿Haz escuchado otros mitos o tiene en mente alguna inquietud? Por favor escríbenos en los comentarios y con mucho gusto te lo aclaramos. 

Usa nuestra calculadora de seguro de vida para simular cómo serían tus primas anuales de acuerdo a tu edad y cobertura deseada.


Post a comment