Artículo de la serie #TradingconECV  escrito por Federico Ruíz, asesor financiero y facilitador en finanzas personales. Papá de 2 maravillosos niños. 


En un artículo anterior hablamos de las diferentes fases de los traders y cómo vamos evolucionando, haciéndonos mejores preguntas, y asumiendo cada vez más responsabilidad por nuestros resultados.

La idea de esta nueva entrada es profundizar un poco en esas tres fases con algunos ejemplos sencillos.

Fase 1: El ¿Qué?

Simplemente tenemos la idea en la cabeza de tipos de activos. Entonces uno dice cosas como “las acciones son más riesgosas que los bonos”, “voy a diversificar mi riesgo metiéndome en un fondo mutual”, “FOREX y Opciones son para gente experta”. Quizá alguno de nosotros podemos sentirnos identificados con esas frases, y está bien, acá no estamos para juzgar a nadie, sólo para que cada persona sepa dónde está. Algunas personas más decididas ya por un tipo de activo, pero que aún sigue en el ¿Qué?, pregunta cosas cómo “¿Qué acción me recomiendas?”, “¿Qué sector está mejor ahora?”, “¿Cuáles son mejores, las acciones de poco costo o de alto costo?”. De cualquier manera, éste es un trader que está dejando de lado cosas muy importantes y que muy pronto se dará cuenta (Ojalá!) que si alguien le provee esa información, en realidad no le está diciendo mucho.

Fase 2: El ¿Cómo?

Supongamos que ya decidimos que queremos invertir en acciones y específicamente del sector tecnología, e inclusive podríamos hasta llegar al punto que queremos comprar una acción en específico, digamos que el APPLE o GOOG (Apple y Google, fácil no?). Acá las preguntas son del tipo “¿En qué momento debo comprar?, “¿Será que vendo todo al final del día?”, “¿Por qué me recomiendas Apple/Google?, están baratas actualmente?” . Es evidente que éste es un trader que entiende que el trading tiene más complejidad, sin embargo, está lejos de ser el dueño de su propio sistema. Puede ser también un trader más educado y estar dispuesto a hacer sus propios análisis basados en una receta que alguien en quien el confía y considera un “experto” le provee. Idealmente esa receta se va modificando hasta que pueda decirse que la convierte en suya, ya que le incorpora algunos detalles personales. Hasta acá vamos muy bien, pero aún no hemos incorporado el control del riesgo.

Bienvenidos a la fase 3: el ¿Cuánto?.

Asumamos entonces que ya hemos dado con nuestra receta, no importa cuál sea, y ésta última frase es muy importante; el sistema perfecto es aquel con el que te sientes cómodo, en el que crees. Es como el vino, el mejor vino del mundo es aquel que más te gusta, no necesariamente el más costoso. En esta fase del ¿Cuánto? nos preguntamos cosas como: “¿Cuánto tiempo le puedo dedicar a ésta actividad?, ¿Cuánto capital tengo para invertir?, ¿Cuánto riesgo puedo, o estoy dispuesto a asumir?, ¿Cuánto me puedo permitir perder en mis posiciones?”. Nuevamente vemos que éstas últimas preguntas trascienden las otras dos fases, y que sin tener respuestas claras, el destino de nuestras inversiones será incierto y peligroso como dicen los que recién comienzan.

En Espacio con Valor nuestro objetivo es lograr que puedas darle respuesta a éstas últimas preguntas, y verás cómo cambia toda tu perspectiva sobre el trading, sus riesgos y la relevancia de Qué comprar o Cómo hacerlo.

Nos vemos en un próximo artículo, y seguimos trabajado en el desarrollo del taller para que hablemos de éstos temas.


Federico Ruiz. Ingeniero (UCAB). fruizcitizens@gmail.com