¿O, el amor y el interés se fueron al campo un día

 y más pudo el interés que el amor que se tenían?

 

El tema es muy directo y crudo, pero también romántico, apasionado, dulce y hasta meloso… pero sobretodo, realista: Amor y Dinero… Si no lo entienden, aquí les dejo una reflexión ¿será verdad que cuando los recibos entran por la puerta, el amor sale por la ventana?

Quizás si lo planteamos de otra forma no chocará a la vista de quienes se sientan aludidos y comenzaría a tener lógica, sin perder el aura romántica…

No se trata de poner condiciones, sino de cuando tomar decisiones.

Las parejas se conocen, se enamoran, a veces deciden vivir un ratito juntos para ver cómo es la cosa… y luego deciden casarse, porque todo marcha a la perfección. Cuando se inicia la convivencia y llega el momento de hablar de “los gastos comunes” comienza ese ardorcito en el estómago porque, por ejemplo, ya élla está esperando el heredero y decidió “no trabajar para disfrutar el embarazo” y él invirtió casi todos los ahorritos en la boda y la luna de miel.

Error… El tema debe colocarse sobre la palestra como cualquier otro, sin tapujos y sin escalofríos. Actualmente, no solo en nuestro país sino en cualquier lugar del mundo, si usted no tiene cultura financiera la crisis no se hace esperar; por lo tanto “el amor al dinero” juega un rol prioritario y debe ser parte de las decisiones oportunas de la pareja.

Ahorrando juntos, construiremos un imperio.

Si bien es cierto que en la vida hay cosas más importantes que el dinero, no es mentira que la mayoría también hay que pagarlas. Los problemas surgen cuando no se toman en consideración las causas; y los planes no se hacen realidad pensando o esperando, sobre todo cuando se trata de dinero se planifican y se realizan, de lo contrario hace su entrada a la escena el caos.

El amor, la pasión la afinidad y la comprensión funcionan si te ayudan a lograr el reto de incrementar los ingresos. Razonen: si se termina el amor y hay dinero, cada quien enfrenta su decepción sin mucho ruido. Pero, si no hay suficientes ingresos para mantener la calidad de vida que tenía la pareja, antes de conocerse, la historia será muy diferente.

Conclusión lógica: Aprender a manejar las finanzas en pareja, hablar de los ingresos individuales y de cómo podrán lograr “llenar el cochinito entre los dos”; enfrentar el tema antes de tomar decisiones en momentos de alto grado de pasión desenfrenada.

El cómo hacerlo tiene muchas fórmulas prácticas y sencillas, las cuales podrán encontrar en este mismo sitio web  y asistiendo a sus excelentes Talleres de Finanzas Personales.


Lic. Aura Valenzuela Arriaga – Asesora de Imagen. Instagram: @aura_valenzuela