Contaré una historia familiar que puede ayudar a ilustrar este importante tema.

Mi padre fue el mayor de varios hermanos, quedó huérfano a los 12 años de edad. No tenían recursos y se vió obligado a trabajar desde niño para ayudar a atender las necesidades básicas familiares.

Aprendió temprano que la vida no espera y te obliga a adaptarte estés o no listo para la circunstancias que se te presentan. Esta experiencia de su niñez moldeó su comportamiento futuro.

La reunión anual

Cada año mi papá nos reunía a mi mamá y los cinco hermanos y hacía un recuento de la situación financiera familiar. Allí compartía cuáles eran los activos de la familia, la ubicación de los documentos que comprobaban la titularidad, a quién le debía y cuánto, cuánto eran las cuentas por cobrar, cuánto dinero había en cada banco, a quién acudir en caso de que él no estuviera, incluso la situación y ubicación de las parcelas en el cementerio, etc. A esto le llaman hoy “Kit de emergencia financiero” o “Primeros auxilios financieros”.

Mi papá me incluyó en esa reunión desde que yo tenía aproximadamente seis años de edad. Al principio me asusté, sentí miedo y tristeza, pensé que mi papá estaba enfermo, que no quería decirnos nada y que estaba dejando todo en orden.

A medida que pasaron los años, la reunión se repetía y se transformó en un evento natural que ya no significaba para mí que algo malo iba a suceder. Por el contrario, me sentía importante de hacer parte de ello. Fue una práctica que nos ayudó en el momento que fue necesario.

El aprendizaje

En nuestra cultura asociamos este tipo de práctica como algo negativo, que atrae situaciones malas. Sentimos que al hacer esto estamos “llamando a que algo malo suceda”.

Aunque no tengo clara la razón por la que esta asociación ocurre, me siento afortunado de haber podido romper ese paradigma, gracias a el hábito de hacer estas reuniones cada año. Esta práctica, lejos de ser algo malo, es muy útil para evitar que una situación inesperada empeore y desestabilice la situación financiera de la familia.

La realidad es que las emergencias se presentan en nuestra vida y no podemos hacer nada para evitarlas. Las cosas malas pasan aunque muchos no piensen con antelación en tener sus asuntos preparados.

Kit de primeros auxilios financieros

El propósito de los primero auxilios financieros es ayudarle a Usted y a su familia preservar la estabilidad ante los eventos inesperados.

Les dejo algunas recomendaciones acerca de qué debe contener este “kit de primeros auxilios financieros” para que pueda  armar el suyo. Prepáralo y guárdalo en un lugar de conocimiento sólo de la familia y responsables.

  • Sumario de los activos financieros de la familia, incluyendo los documentos, escrituras que comprueben la titularidad y asegure que se encuentren vigentes y en originales.
  • Copia de todos los documentos de ese sumario de activos en un lugar diferente en caso de que los principales desaparezcan.
  • Documentos de pólizas de seguros de vida, vivienda, vehículos, gastos funerarios ó últimos gastos. Asegúrese de que la protección se encuentre al día.
  • Información de contacto de estas instituciones y sus consejeros o asesores.
  • Información bancaria privada, números de cuentas, datos de seguridad, datos acceso e información para la recuperación de los datos de acceso.
  • Fondo de emergencia: ahorro que le permita cubrir idealmente entre de seis a doce meses de sus gastos corrientes.

Prepara una reunión cada año con los todos miembros de tu familia e involúcralos para que conozcan esta información. Establece un plan de acción ante una situación inesperada.

Herramientas prácticas

Puede descargar un formato sencillo que puede ayudarle a comenzar a armar su propio Kit. Es sólo una guía, Usted puede hacerlos con su estilo personal si esto le hace sentir más a gusto. Lo importante es que entre en acción de inmediato.

 





 

En la siguiente entrega compartiré unos pasos muy simples para a calcular el monto ideal de seguro de vida que deberías tener de acuerdo a su realidad familiar. Hasta la próxima.


 

Website Comments

  1. Cristobal Mendoza
    Responder

    Muy buen artículo. Son cosas a tomar en cuenta para no poner a correr a nuestros familiares. Gracias por compartir

Post a comment