Escrito por  Brenda Sulbarán


Palabra que proviene del latín “optimum”, que significa “lo mejor”.

Ser optimista es una decisión que tomé hace algún tiempo y que para mi buena fortuna, me ha traído un alto grado de bienestar.

El optimismo permite que te conectes con proyectos y sueños que de otra manera no intentarías. Esto sucede porque detrás de él subyace la autoeficacia, definida por el Psicólogo Albert Bandura, como la capacidad para realizar con éxito una tarea, lo cual, de paso, aumenta tu motivación. Por lo tanto, ser optimista es mucho más que esperar lo mejor y se extiende a poner en marcha tu capacidad para planificar, estructurar la estrategia y llevar a cabo las acciones que harán realidad tus proyectos.

Adicionalmente, el optimismo te lleva a experimentar emociones positivas, como la alegría, la esperanza y el interés, entre otras, que, según la Psicólogo Bárbara Fredrickson: a) abren el rango de pensamientos y acciones que puedes llevar a cabo en una situación, generando ideas ó soluciones concretas; b) favorece la construcción de recursos personales para afrontar situaciones difíciles y; c) producen la transformación de la persona, que termina siendo más creativa y resistente a las dificultades.

Y, es que precisamente, esa ampliación de pensamiento, abre las perspectivas y es lo que logra que los optimistas sean capaces no solo de ver las oportunidades, sino también el riesgo en el que incurren, que puedan medirlo y diseñar sus mitigantes, convirtiéndose así en personas enfocadas, conscientes y realistas, que esperan lo mejor y actúan para conseguirlo.

Difícilmente un optimista se dará por vencido, él sabe que si algo no salió bien, puede encontrar otras formas de intentarlo hasta lograrlo. Es gracias al optimismo que hemos logrado buena parte del progreso del que hoy disfrutamos y es también gracias a él que las crisis no logran derrotarnos.

Anotarse del lado del optimismo o del lado del pesimismo, es una decisión, que consiste, respectivamente en:

  1. en esperar lo mejor y actuar para conseguirlo, o
  2. esperar lo peor y no hacer algo para evitarlo.

 

¿De qué lado te ubicas?


Brenda Sulbarán – Lic. en Administración de Empresas, Coach certificado internacionalmente, Master Practitioner en PNL, con formación en Liderazgo y Psicología Positiva Básica y Aplicada, además de experiencia gerencial de mas de 24 años en el sector bancario nacional.

Instagram: @lograloquequieres

https://www.lograloquequieres.com/blog-1