Enero, mes de buenos propósitos y de inevitables reflexiones  sobre nuestras finanzas, en especial para quien como yo, es particularmente sensible a la palabra moda y tiene que hacer un esfuerzo enorme para resistir hacer compras innecesarias, terminar con el clóset lleno y repetirse día tras día la típica frase: ¡No tengo nada que ponerme!

Es por ello que, para evita sufrir sin necesidad, les dejo una selección de prendas en las que sí vale la pena invertir, incluso si ello significa superar nuestro presupuesto, porque nos ayudarán a optimizar  al máximo nuestro armario y potenciar nuestra imagen.

LA CHAQUETA DE CUERO:

Lo sé, es difícil aprender de la experiencia ajena, pero en este punto tomen mi palabra. En más de una ocasión he caído en la tentación de comprar una chaqueta de cuero sintético preciosa, de súper tendencia  con un precio atractivo y después de un tiempo verla desintegrarse ante mis ojos. He aprendido que  el cuero ecológico,  de calidad tiene un  valor elevado, que incluso puede superar el cuero.

Mi consejo invertir en una de piel, escogiendo un modelo clásico como el de motociclista, súper versátil y que se puede usar perfectamente sea con look casual que con un vestido  elegante.

 

LA CAMISA BLANCA

La camisa blanca de algodón es imprescindible: completamente inmune a las modas es  irrefutable protagonista de elegancia desde el  look mas formales hasta los mas desenvueltos. Sinónimo de rigor y de frescura. Mi consejo: no escatimar en la calidad que se traduce  en telas que sean resistentes  a los lavados y mantengan intacto su color.

 

 

 

 EL VESTIDITO NEGRO

The little black dress, o LBD es el básico principal. El mejor aliado y no me limitaría a uno sino a varios modelos de corte clásico y sin ornamentos, que te permitan  jugar  con los accesorios y complementos: zapatos altos o bajos, perlas o broches, foulard o blazer, no hay límites en verdad. 

 

EL PANTALÓN DE  DENIM

Mi pieza preferida. Jamás pasarán de moda y son perfectos en verano e invierno, para el trabajo como para ocasiones especiales. Merece que se destine un presupuesto mas alto y optar por tejidos resistentes y duraderos. La oferta es vasta, llena de diseños,  cortes, estilos y  lavados . Mi consejo es encontrar ese par que te queda bien y  nunca abandonarlo. También un modelo stretch de color negro puede sacar siempre de apuros.

 

LOS ZAPATOS DE TACÓN

Iconos indiscutibles de feminidad, caminar sobre ellos y en automático cambia la postura y se activa la  confianza, la figura parece más estilizada ¿se comprende que soy fanática?

Sin más retórica, simplemente no pueden faltar, son perfectos con unos jeans o una falda, vestido o pantalones. Recomiendo un par negro que deben calzar como guantes.

 

 

LENTES DE SOL

Si bien tienen la función específica de protegerte de la acción de los rayos del sol se han convertido en un rasgo distintivo de la personalidad. Infinidad de modelos (wayfarer, redondas, aviador, kurt, futuristas, cat eye, etc)  y el proceso de selección muy  subjetivo pero  vale la pena gastar un poco mas por unos de marca premium, eso si siempre con factor de protección  de 99 por ciento a 100 por ciento para  rayos UVB y UVA.

 

 

 

Con esto no quiero decir que note vayas a comprar prendas en cadenas low cost, (yo soy fanática del fast fashion), pero hay que reconocer que la calidad no miente y eso tiene su precio.

El objetivo es sustituir de forma gradual esa ropa que nunca te pones con piezas atemporales, e invertir en compras inteligentes. Los paradigmas cambian y el enfoque, incluso en la moda, es de comprar menos y mejor.

 


Colaboración de Laura Vargas.
Hola soy Laura, Vivo en Milán con mi esposo y dos hijos. Soy  diseñadora especializada en calzados. Adoro los proyectos DIY y puedes encontrarme en Instagram @laurava.va