Cómo segunda entrega de nuestra serie Finanzas para Niños queremos abordar el tema de ¿cómo hablar de dinero con los niños? Ciertamente este no es un tópico frecuente en las conversaciones con nuestros hijos, sin embargo, la experiencia ha demostrado que el conocimiento a temprana edad sobre el uso del dinero puede determinar el éxito en el manejo de sus finanzas personales en el futuro. Ahora la pregunta que nos queda es ¿cómo hacerlo?

El dinero puede ser una asignatura delicada, la manera como lo usamos habla de mucho de nosotros mismos: nuestras creencias, hábitos, costumbres, de nuestros miedos y necesidades. Nuestra percepción sobre el dinero es la primera impresión que ellos recibirán y posiblemente imitarán. El dinero, como muchas cosas en la vida no es bueno ni malo, simplemente es un reflejo de la personalidad de quien lo posee.

La idea es enseñar; se puede comenzar con el valor del ahorro y en la medida que ellos crezcan se pueden introducir otros conceptos. No queremos abrumarlos ni mucho menos transmitirles preocupaciones, todo lo contrario, sino que desarrollen buenos hábitos financieros. Por eso hemos preparado las siguientes recomendaciones, que pueden ayudarles a facilitar esta tarea:

Hablar abiertamente del tema

Muchas veces no se habla de dinero por considerarse un tema tabú, como algo malo y superficial que no se debe mencionar jamás. El dinero no es más que una herramienta que te ayuda a crecer si sabes utilizarla inteligentemente. El foco de la educación debe estar en reforzar valores como la transparencia, responsabilidad y la generosidad, y hablar del dinero de forma natural, como algo que también se utiliza para hacer el bien.

Conviértete en un comprador inteligente

Uno de los primeros contactos que tienen los niños con el dinero en cuando acompañan a sus padres a hacer la compra mensual o semanal de comida. En esta experiencia se crean las nociones de intercambio y el poder que tienen dinero, y es definitivamente un excelente momento para explicarle como sacarle provecho positivamente. Buscar los mejores precios, enséñale a comparar ofertas, las ventajas de realizar compras por volumen, entre otras.

Involúcralos, ahorren juntos para una meta en común

Personalmente considero que es una de las formas de aprendizaje más poderosas. Se trata de que ellos sientan que con su esfuerzo están contribuyendo para algo importante y que no están solos en el proceso. Cuando tenía unos 9 años junto a mis hermanos, tíos y primos decidimos regalarle una serenata a mi mamá por su cumpleaños. Teníamos una caja donde todos colocamos dinero y yo recuerdo separar dinero de mis meriendas para contribuir. Era algo emocionante, sobretodo porque lo estábamos haciendo juntos adultos y niños, además estaba el tema de la complicidad porque era un regalo sorpresa. Al final mi papá colocó la diferencia de lo que faltaba para completar el pago, pero eso no le restó al esfuerzo que hicimos durante semanas. Yo entendí que ese esfuerzo había sido poco cuando vi la cara de alegría de mi mamá el día de su cumpleaños. Creo que ha sido una de las experiencias más bonitas y gratificantes que he tenido sobre el manejo del dinero y definitivamente creó en mi un paradigma positivo del ahorro.

Se transparente, comparte errores financieros y cómo fueron superados.

Todos hemos cometidos errores financieros. Históricamente es la forma como se suele aprender en las finanzas, y es innegable que hemos aprendido de esos errores. Más que convertir la experiencia en un capítulo cerrado que queremos olvidar, enfócalo positivamente y úsalo para transmitir ese aprendizaje a tus niños. Cómo tú eres el protagonista de la historia, la experiencia se quedará grabada en sus mentes, pero recuerda reforzar lo positivo, la idea es aprender y no asustar.

Hazlo divertido

Esta es otra forma de introducir el tema de manera informal, y que puede resultar muy divertida sobre todo si se hace en familia. El clásico juego del dinero es el Monopolio, dónde se enseñan muchísimas nociones de finanzas avanzadas y donde surgen caracteres de la personalidad sobre el uso del dinero. Hoy en día no a todos los niños los atraen los juegos de mesa, por eso es importante la participación de los padres, y definitivamente vale la pena probar. Lo peor que puede suceder es que pasen un rato agradable.

No subestimemos a nuestros pequeños. Ellos son como esponjas que están constantemente absorbiendo todo lo ven a su alrededor y están en constante aprendizaje. Haz la siguiente prueba: pregúntale a tú pequeño ¿qué es el dinero?, quizás te sorprenda mucho la respuesta.
Si consideras que tu pequeño aún no está preparado para estas actividades, te invitamos a revisar el primer artículo de la serie donde abordamos los conceptos básicos de finanzas de acuerdo a la edad.

¿Qué te parecen estas recomendaciones? Cuéntanos que estrategias has utilizado para hablar del dinero con tus niños, y que tal te ha resultado.