Todos desearíamos que nuestros pequeños, entiéndase hijos, sobrinos, ahijados, primos, nietos, etc., disfruten de las mejores oportunidades de formación, dentro o fuera del país. Este un sueño realizable, si se toman decisiones acertadas en el momento adecuado. Como en todo lo relacionado con la inversión, la planificación es la clave.

En mi caso particular, mis padres tuvieron que costear sus estudios  a punta de mucho sacrificio para así alcanzar sus metas. Ambos decidieron que no querían que sus hijos perdieran experiencias propias de la juventud por tener que trabajar y estudiar a la vez, con mucho trabajo lograron obtener los recursos para que sus  5 hijos pudieran para que estudiar sin muchas preocupaciones financieras.

La realidad del mundo hoy es otra, las continuas crisis en las que se mueven nuestras economías nos presentan escenarios en los que lamentablemente no sabemos si nuestros hijos podrán si quiera disfrutar de los beneficios que tuvimos nosotros
Dormir tranquilos y estar seguros que dispondremos de los recursos necesarios para una educación de calidad es posible, si desde temprano realizamos pequeños esfuerzos de ahorro, que rendirán sus frutos en el largo plazo.

Investigamos algunas de las dudas más frecuentes que se pueden presentar a la hora de considerar estos  planes. Las consultamos con un experto y ahora las compartimos con ustedes:

1. ¿Por qué invertir desde tan temprano?

Aprovechar el tiempo es una de las claves para el éxito de los planes de estudio. Mientras más temprano se comience mejor, se dispone de más tiempo para ahorrar y se aprovecha la generación de rendimientos.

2. ¿Qué ventajas ofrece este tipo de productos?

Es una manera formal y sencilla de prepararse económicamente para afrontar los costos relacionados con la educación universitaria.

Los planes de estudio ofrecen el beneficio de que, aunque el pagador fallezca prematuramente, el ahorro para los estudios está garantizado en el largo plazo sin que se deban realizar más aportes, es decir, se aseguran los fondos para la educación esté o no el pagador.

3. ¿Cuándo comenzar?

Mientras la edad de el niño sea menor es mejor. La mejor edad para comenzar es apenas nazca el niño.

4. ¿Qué aspectos se deben tener en cuenta para comenzar?

  • Revise las ofertas del mercado, asegúrese de que no existan riesgos asociados a la inversión, que su ahorro esté garantizado.
  • Tener claro el objetivo desde el comienzo es importante para saber cuánto debe ahorrar al año para el plan. Tome en cuenta la inflación.
  • Es recomendable que los aportes sean realistas, ni demasiado altos, ni demasiado bajos. Haga un esfuerzo, pero no comprometa sus finanzas. Este traje debe estar hecho a su medida.
  • Preferiblemente hacerlo en moneda dura.