Hablar de que haremos en nuestra jubilación no es sencillo. Muchos lo ven como algo muy lejano y no prioritario. Vivimos en un mundo dónde la única constante es el cambio, por la que la preparación y la planificación son claves para alcanzar nuestras metas.

 

Un plan de jubilación o de retiro es un plan de ahorro formal a largo plazo que tiene como objetivo acumular los fondos necesarios para disfrutar de una pensión mensual que permita a la persona vivir su retiro manteniendo su calidad de vida y sin depender económicamente de nadie. Suelen estar acompañados de un seguro de vida.

 

Ahora bien, a pesar de que todos podemos pensar que estos instrumentos son importantes, solo bajo porcentaje de la población posee un plan de este tipo, ¿qué puede estar sucediendo? Consultamos con un experto y éstas son algunas de las barreras que comúnmente se comentan:

 

  1. No conozco las ofertas. Esto más que un mito es una realidad. En mi experiencia ya mayor parte de las personas que no poseen un plan de jubilación es porque desconocen que existen ofertas en el mercado que satisfacen esta necesidad.
  2. No lo he comenzado por que es muy costoso. En la práctica el monto que los expertos recomiendan destinar a un fondo de ahorro para la jubilación alrededor de un 10% de sus ingresos anuales.
  3. Yo mismo puedo hacer mi propio plan de retiro y generar mayores rendimientos. El objetivo un plan de jubilación no es generar rendimientos en el corto plazo, es asegurar, a través de un ahorro formal y seguro, la calidad de vida en el retiro desde el punto de vista económico.Los fondos de jubilación incorporan un compromiso de ahorro durante una cantidad fija de años y a no tocar el dinero hasta que determinado período de tiempo se cumpla. Funcionan muy eficientemente protegiendo al ahorro de las tentaciones anteriormente mencionadas.
  4. Debo organizarme para iniciar mi plan de jubilación. Si bien es cierto que las personas deben planificar sus finanzas personales, el momento adecuado para iniciar un plan de jubilación es lo antes posible, siempre puede haber una buena excusa para no comenzar y al final el perjudicado es Usted mismo.

Actualmente en el mercado existen diferentes alternativas de inversión. El fondo principal es el que se destina al seguro social obligatorio. También existen fondos privados que están compuestos por carteras de inversión, fondos mutuales con diferentes niveles de riesgo o inversiones en bonos del tesoro americano. La mayoría incluyen como beneficio un seguro de vida. Ahora, antes de tomar la decisión de empezar, es importante que tomes en cuenta al menos 3 factores claves:

  • La seriedad y garantías de la empresa con la que se va a comenzar el plan. Conocer bien a la Empresa y sus planes es muy importante. Se deben minimizar los riesgos en esta inversión.
  • Comenzar lo antes posible, cada año que pasa se debe aportar más para conseguir los mismos resultados a largo plazo. No pierdas tiempo. Aprovéchelo a tu favor.
  • Mantener su aporte en el rango de entre 10% a 15% máximo de sus ingresos anuales y hacerlo en moneda dura para protegerse de la devaluación y la inflación.

 


Fuente: “Finanzas para Papá”. 2007. Rigoberto A. Puentes. Entrevista asesor financiero Rafael Alvarez – @rafaelalvarezr